RADIOLOGÍA

¿Qué es?

La radiología es la especialidad médica, que se ocupa de generar imágenes del interior del cuerpo mediante diferentes técnicas de rayos X, ultrasonidos, campos magnéticos, entre otros, y las emplea para diagnosticar una enfermedad.

En algunos casos específicos la radiología también sirve para el tratamiento.

A la especialidad médica en radiología se le conoce también como radiodiagnóstico o diagnóstico por imagen.

Principales técnicas de radiología

El Diagnóstico por Imagen puede realizarse a través de diferentes recursos y aparatos que permiten observar las estructuras orgánicas con una calidad y precisión diagnóstica. Las principales técnicas son:

  • Radiología (rayos X). 
    Para realizar esta prueba se expone al paciente a una fuente de rayos X que permiten tomar imágenes de las estructuras con más densidad del organismo, como son los huesos. Puede ser convencional o contrastada (inyectando en el paciente un medio de contraste) y que permite detectar alteraciones como úlceras, cálculos o tumores.
  • Tomografía axial computarizada (TAC). 
    Se trata de un equipo rayos X que permite obtener imágenes de un mismo paciente desde diferentes ángulos. Se obtiene información sobre el estado de huesos, tejidos blandos y sistema vascular. Ofrece información precisa sobre el estado de diversos tipos de tejidos (óseos, tejidos blandos y vasos sanguíneos), y sobre un amplio abanico de patologías que afectan al sistema cardiovascular, musculoesquelético, así como infecciones, etc.
  • Estudios de medicina nuclear. 
    Estos estudios incluyen diferentes pruebas que tienen en común el uso de sustancias marcadas con isótopos radiactivos, llamadas radiofármacos, que permiten ver el interior del cuerpo humano. Las pruebas más utilizadas son:
    • Gammagrafía: esta prueba se realizada con una gammacámara que realiza el seguimiento del radiofármaco por el organismo.
    • Tomografía por emisión de positrones (PET): esta técnica se utiliza fundamentalmente para realizar estudios del metabolismo cerebral, cardíaco y tumoral.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). 
    Esta prueba combina el imán y las ondas de radio para mostrar detalladamente estructuras internas del cuerpo. Para su realización, el paciente debe tumbarse en una camilla que se introduce en el equipo. Su médico puede solicitar esta prueba para diagnosticar múltiples patologías (roturas de fibras, estado óseo, presencia de tumores, etc., y también para analizar en profundidad el cerebro y la médula).
  • Ecografías. 
    Esta técnica de exploración interna se basa en el eco de una serie de ondas electromagnéticas o acústicas que la máquina envía hacía el área que examina. Es muy útil para observar órganos y tejidos blandos (corazón, hígado) y para realizar un seguimiento del embarazo. No se utiliza para observar huesos y zonas que puedan contener aire, como pulmones o huesos.
  • Mamografía. 
    Esta prueba, que utiliza rayos X, es la forma más precisa de diagnosticar cáncer de mama.
  • Endoscopia. 
    Esta técnica permiten ver gran parte del aparato digestivo, a través de una pequeña cámara que se introduce dentro del paciente. Es muy útil para el diagnóstico de enfermedades del aparato digestivo. En función de la zona de estudio se definen varios tipos:
    • Endoscopia digestiva alta o gastroscopia, permite visualizar el esófago, el estómago y el duodeno.
    • Colonoscopia, permite visualizar el colon y el recto.
    • Colangiopancreaticografía retrógrada endoscópica (CPRE), esta técnica, que se combina con radiología, permite observar el esófago, el estómago y el duodeno, así como los conductos biliares y pancreáticos.
    • Cápsula endoscópica, se trata de una cápsula del tamaño de una píldora que toma el paciente y que incorpora uno o dos cámaras que toman imágenes de del tracto digestivo. Una vez finalizado el recorrido, la cámara se expulsa en el inodoro.