APARATO DIGESTIVO

¿Qué es?

El digestivo o gastroenterólogo, es el médico especialista que trata enfermedades o alteraciones de todo el tracto gastrointestinal, que va desde la boca hasta el ano. Es responsable de tratar diversas enfermedades relacionadas con la digestión, dolores de estómago, cólicos intestinales, estreñimiento y diarrea, por ejemplo.

Dentro de la gastroenterología existen otras especialidades, como la hepatología, que es la responsables de alteraciones del hígado y vías biliares, la proctología, responsable del tratamiento de alteraciones del recto, como tumores, hemorroides y fisuras, por ejemplo, y la endoscopia digestiva, que es la encargada del estudio que ayuda al diagnóstico y tratamiento de enfermedades del tubo digestivo por medio de un endoscopio.

¿Cuándo acudir al Digestivo?

Se recomienda acudir con el especialista cuando hay síntomas que incluyan órganos relacionados con la digestión, como por ejemplo el esófago, estómago, intestino, páncreas e hígado. Así, en caso de que la persona sienta náuseas, dolor abdominal, diarrea, aumento en el tamaño del abdomen o quemazón en el estómago, por ejemplo, acuda con el especialista.

Las principales enfermedades tratadas por el gastroenterólogo son:

  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico, que produce acidez, dolor y quemazón en la región del estómago. Conozca cómo identificar y tratar el reflujo gastroesofágico
  • Gastritis y úlcera gástrica, que causan quemazón y dolor en el estómago, además de náuseas y mala digestión
  • Piedra en la vesícula: que puede provocar dolor y vómitos después de comer
  • Hepatitis y cirrosis, que son enfermedades graves del hígado que pueden producir ojos amarillos, vómitos, sangrado y aumento de la tamaño del abdomen
  • Síndrome de intestino irritable, enfermedad que causa malestar abdominal y diarrea
  • Pancreatitis, que es la inflamación del páncreas, producida por cálculos o el consumo de bebidas alcohólicas en exceso y produce dolor de barriga
  • Enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad relacionada a la inmunidad, que causa diarrea y sangrados en el intestino
  • Intolerancia a la lactosa, tipo de intolerancia alimentaria que produce diarrea e hinchazón abdominal después de ingerir leche y derivados. Conozca más sobre cómo saber si es intolerante a la lactosa.
  • Hemorroides, enfermedad que produce sangrado por el ano. Así, ante la presencia de signos y síntomas que indiquen dolor o alteración en la digestión, se recomienda buscar a un médico general, que es capaz de diagnosticar y tratar varias de estas enfermedades, sin embargo, cuando es necesario la realización de un procedimiento especial, el médico general hace una interconsulta con el gastroenterólogo, especialista en esta área

Principales pruebas diagnósticas:

Ecografía Abdominal

La ecografía abdominal se realiza con la utilización de un ecógrafo que se sitúa sobre el abdomen para obtener una imagen del mismo. Se realiza en la consulta del médico, es indolora para el paciente y no implica ningún tipo de riesgo.
Es una prueba muy utilizada ya que ofrece información relevante para el médico sobre el estado de los órganos internos.
Se utiliza, entre otras cosas, para diagnosticar patologías como cálculos renales, infecciones o tumores.

Endoscopia

El endoscopio es un tubo con una cámara que permite visualizar directamente el interior del tubo digestivo.
Permite, además, hacer una gran variedad de intervenciones en el sistema digestivo, como tomar muestras de la superficie del tubo digestivo para su estudio, extraer pólipos o cuerpos extraños, cauterizar heridas…
Se utiliza para diagnosticar patologías del tubo digestivo, tales como tumores, pólipos, hemorragias, reflujo, úlcera, problemas de mala digestión, enfermedad celiaca…
No supone molestias para el paciente ya que está sedado durante la realización de la prueba, que dura menos de diez minutos.

Colonoscopia

La Colonoscopia permite visualizar directamente el interior del intestino grueso (colon y recto) con el uso de un endoscopio que se introduce por vía anal. Durante la prueba, que tiene una duración aproximada de quince minutos, se pueden tomar secreciones o muestras de tejido para su análisis.